La estrategia detrás del éxito

Caso Coca-Cola

Son muchas estrategias de marketing que utilizan hoy en día las empresas para atraer a la mayor cantidad posible de clientes. Encontramos algunas que se inclinan por repartir volantes en las calles, otras que se anuncian en radio y televisión, algunas que han decidido que es el marketing voz a voz el que mejor se ajusta a su identidad corporativa, e incluso encontramos empresas que utilizan una amplia combinación de estrategias.

Sin embargo, tan solo un puñado de estas estrategias ha logrado impulsar una marca tanto como lo ha hecho la implementada por The Coca-Cola Company. Esta gigantesca multinacional ha logrado posicionar su producto estrella (Coca-Cola) en más de 200 países, los cuales generan un consumo diario aproximado de 1.900 millones de unidades.

Pero ¿cómo es esto posible? Pues bien, si te fijas un poco en los comerciales que emiten en televisión, o si buscas algunas imágenes publicitarias de la marca, podrás notar tres cosas que, en conjunto, conforman el ingrediente principal de su estrategia de marketing:

1) Jamás encontrarás una invitación explícita a comprar una Coca-Cola (Excluyendo quizá algunos de los primeros anuncios de la marca). Te aseguro que por más que busques no vas a encontrar cosas como “Compra una Coca-Cola” o “si tienes sed, tómate una Coca-Cola”. Ni siquiera encontrarás un anuncio en el que la compañía intente explicarte por qué debes comprar una Coca-Cola, o cuáles son sus beneficios.

Puede ser que esto parezca irrelevante a simple vista, pero debes tener en cuenta un hecho que a veces es pasado por alto por muchos vendedores: A las personas nos gusta comprar, pero a nadie le gusta que le vendan. Tal vez en algún momento te hayas topado con un vendedor que intentaba venderte un producto, del cual no estabas seguro si realmente querías o necesitabas. ¿Recuerdas tu reacción? Muy seguramente fue alejarte de él, ignorar sus llamadas o eliminar sus mensajes sin siquiera leerlos.

Coca-Cola es consciente de lo molesto que nos resulta a las personas que intenten vendernos algo y, precisamente por eso, no intenta vendernos nada.

2) La gran mayoría de los anuncios de Coca-Cola contienen frases o palabras que evocan un sentimiento positivo. Palabras como felicidad, navidad, ayuda, amistad, amor y compartir, ocupan casi la totalidad de los anuncios de la marca. De esta manera, encontramos anuncios como “comparte la felicidad”, “destapa la magia de la navidad” o “hay razones para creer en un mundo mejor”.

A través de estas frases, Coca-Cola busca (y realmente lo ha logrado) que las personas asociemos su producto con sentimientos positivos, generando así empatía entre la marca y los consumidores. Podría decirse que Coca-Cola se ha posicionado en nuestro sub consciente, con palabras clave que aparecen recurrentemente en nuestro diario vivir. Después de todo ¿Quién no piensa a diario en la felicidad o en compartir con las personas que ama?

3) Así como con las palabras, si observas también las imágenes o situaciones que se muestran en los anuncios, verás que estas, en su mayoría, generan recuerdos de experiencias vividas que quizá han dejado huella en tu vida: Una cena navideña en familia, un paseo con los amigos, un atardecer en el mar, el primer amor de la infancia o una escena de alguna película clásica.

Estos recuerdos traídos a la memoria por los anuncios de Coca-Cola, generan a su vez un sentimiento de nostalgia, lo cual refuerza aún más la empatía entre los consumidores y la marca.

estrategia-detras-del-exito-1p

Ahora bien, si unes estas tres características de la campaña publicitaria de Coca-Cola, obtendrás una de las más poderosas estrategias de marketing que pueda ser utilizadas por una empresa: El Marketing de sentimientos. Coca-Cola literalmente no nos ofrece un producto a través de sus anuncios, nos ofrece emociones, y ya ves lo bien que esto le ha funcionado.

Si estás buscando que tu marca sea ampliamente conocida y, sobre todo, RECORDADA efectivamente por tu público objetivo, tal vez sea esta la estrategia que necesitas implementar. Fíjate que quizá no todos los días veas un anuncio de Coca-Cola, sin embargo, ¿Qué tan a menudo piensas en la marca?

Fuente: www.emprendices.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *